Tipos de Cáncer infantil más frecuentes

Conoce algunos de los tipos de cáncer infantil más comunes y algunos de sus síntomas y tratamientos

Día del Cáncer Infantil: cuáles son los tipos

Alejandra Vidal Nieto

Existen diferentes tipos de cáncer infantil, cada uno de ellos ataca distintos lugares en el cuerpo de un menor y su tratamiento depende de la zona en la que sea localizado así como el avance de la enfermedad. Aquí te presentamos algunos de los principales y de los más preocupantes, que si bien presentan un alto riesgo en la salud, el ser detectado a tiempo y con la ayuda de un especialista, pueden llegar a ser vencidos.


Leucemia Infantil

Este tipo de cáncer afecta la médula y los tejidos que fabrican las células de la sangre. La aparición de la leucemia se detecta por tras detectar una alta cantidad de glóbulos blancos anormales que no funcionan de forma correcta en el organismo, sino todo lo contrario, invaden la médula y destruyen las células sanas de la sangre provocando la anemia. Las investigaciones científicas y sus resultados han ayudado a que los tratamientos para combatirla avance y actualmente se llegan a curar 7 de cada 10 niños.



Osteosarcoma

Es un tipo de cáncer que comienza en las células que forman los huesos y suele manifestarse principalmente en los más largos (brazos y piernas), sin embargo, ningún hueso está exento. Suele afectar a niños y jóvenes. Sus síntomas principales son hinchazón y dolor localizado. Su tratamiento va desde quimioterapias hasta cirugía y radioterapia.

Neuroblastoma Infantil

Este tipo de cáncer solo se da en niños; un cuarto de ellos presentan síntomas desde su primer año de vida. Suele ser diagnosticado una vez que se ha esparcido y al ser detectado de manera temprana puede someterse y curarse con cirugía. A la par, se están desarrollando tratamientos más efectos para las detecciones tardías.

Linfoma Hodking infantil

El linfoma de Hodking es un tipo de cáncer que aparece en el sistema linfático. Este sistema se encarga de eliminar las impurezas que hay en el cuerpo. Esta enfermedad forma células malignas (cancerosas). Las señales de esta enfermedad aparecen como ganglios linfáticos inflamados, sudor nocturno excesivo, pérdida de peso y fiebre.

Con información de Doctora Sandra Agustina Nieto Martínez